Aspiraciones de futuros profesionales

Ya lo hemos dicho en más ocasiones: la peluquería tiene salidas profesionales muy diversas. La especialización en un sector o nicho de mercado, la prestación de servicios con un claro valor añadido, el autoempleo y la apertura a nuevos mercados que demanden asesoramiento en el campo de la imagen personal son algunas de las posibilidades profesionales que ofrece una buena formación en peluquería.

Alumnado de Centro de Peluquería Fernando

Parece que el mensaje ha calado. Al menos así lo hemos podido comprobar hablando con algunos de los alumnos y alumnas que este año han cursado el segundo año del Ciclo Formativo de Grado Medio en Centro de Peluquería Fernando. Les hemos preguntado cómo ven su futuro profesional y todos tiene proyectos interesantes, sueños y aspiraciones diversas.


Un ejemplo de ello lo encontramos en Alex, que lo tiene muy claro. “Me veo más en el mundo artístico y de la moda que trabajando en un salón”, asegura, “pero el hecho de estudiar peluquería y saber de estilismo en general me puede ayudar mucho a entrar en ese sector”. Y
Alumnado Centro de Peluquería Fernandoes que el teatro, el cine, la moda, la televisión o la fotografía necesitan estilistas, maquilladores y peluqueros para que el resultado final de las creaciones esté a la altura estética que se demanda hoy en día.
 

El sueño de un salón propio
La experiencia es imprescindible para saber manejarte en cualquier profesión y la peluquería no es ajena a esta máxima. Por eso entre el alumnado está clara la idea de tener una buena carga de experiencia profesional trabajando por cuenta ajena antes de emprender un proyecto propio.
Muchos alumnos y alumnas nos han confesado sus ganas de emprender un negocio propio, como Dafne o Georgiana, para la que “la peluquería es lo que siempre me había gustado desde pequeña”. Ella, al igual que Irune continuaran su formación en Centro Fernando el próximo año con un curso de especialización en Caballeros, pero Irune además quiere “hacer algo de estética para poder tener una formación completa” y así llegar a cumplir su sueño, “montar un negocio propio, una peluquería de caballeros”. A Niceia también le parece atractiva la idea de emprender aunque dando un giro a la idea de salón de peluquería tradicional y es que para ella es “una buena opción dar servicio de peluquería a domicilio, creo que tiene futuro y personalmente me va muy bien por la flexibilidad de horarios que permite”.

Centrados en el plano artístico, montando un negocio o dando una nuevo servicio, pero siempre con la peluquería como compañera de viaje. Así son las alumnas y alumnos de Centro Fernando, enamorados y enamoradas de esta creativa y apasionante profesión.