Consejos CFER: “Cómo Alisar tu Cabello”

Si tienes el cabello rizado u ondulado pero lo quieres liso, presta atención a las siguientes opciones:


Brushing. Se trata de una técnica temporal con la que el cabello vuelve a su estructura natural tras un lavado. Se usa el secador de mano y un cepillo redondo.


Planchado. También es una técnica temporal que pierde su efecto tras el lavado. Con el cabello seco se emplean las planchas de cerámica y si está húmedo se recomiendan las de agua. Con la utilización de estas últimas se consiguen mejores resultados en cabellos rizados y el acabado tiene mayor durabilidad.


Alisado permanente. Como su nombre indica, el resultado perdura en el tiempo gracias al uso de productos como cremas desrizantes y neutralizantes. Al aplicarlos se debe peinar el cabello para que quede liso. Esta técnica se realiza en unas 2 horas y serán necesarios un par de retoques al año debido al crecimiento de la raíz.


Alisado definitivo, japonés o termal. De acabado similar al anterior. Durante la aplicación de los productos específicos para esta técnica, es necesario pasar la plancha de cerámica. Todo el proceso dura entre 5 y 6 horas, por lo que su coste es más elevado que el del alisado permanente. Se debe retocar 1 ó 2 veces al año y hay que tener en cuenta que no está recomendado para cabellos decolorados o que hayan sido tratados con agua oxigenada a más de 20 volúmenes.


En caso de optar por uno de los dos anteriores, consulta antes a tu estilista.