Descubre la historia del moño

Descubre la historia del moño

El moño es quizás uno de los recogidos más socorridos y con mayor versatilidad. Y es que siempre queda bien, en cualquier ocasión tanto formal como informal como con cualquier look; todo depende básicamente del estilo que elijas. Pero ¿sabes cuándo surgió? Te lo contamos desde el inicio con los griegos. ¡Ahí es nada!

La historia del moño: uno de los recogidos más versátiles

La historia de los moños se remonta nada más y nada menos que a la Antigua Grecia. Tanto las mujeres como los hombres atenienses ya se hacían este tipo de recogidos. Pero también se utilizaba en la antigua China; de hecho, es probable que te suene de haberlo visto en gran cantidad de películas. También lo usaban ambos géneros. Eso sí, mientras que las mujeres se hacían un moño bajo o a cada lado, los hombres utilizaban uno bien alto, como lo muestran las estatuillas de los Guerreros de Xian.

Más tarde, en Europa y durante la época victoriana, vuelve a ponerse de moda. Aunque al principio lo que se hacía eran moños bajos, más adelante empezaron a ganar altura. A partir de los años 40 del siglo XX, las mujeres utilizaban los moños con pañuelo para trabajar en las fábricas.

Pero la imagen que tenemos de este recogido como un peinado glamuroso y con estilo probablemente nos venga a todos de las grandes estrellas de Hollywood. ¿Quién no recuerda el de Audrey Hepburn en «Desayuno con diamantes», el moño cardado y supersexy de Brigitte Bardot, los moños punk de los 80 o, más recientemente, los moños de Lady Gaga? Y entre las street style, nada como el bun desenfadado, el recogido de moda.

Si quieres aprender a hacer el mejor moño que nunca hayas imaginado, descubre los cursos de Centro Fernando y conviértete en todo un experto.