Kale Dor Kayiko premia a tres alumnas del centro

Kale Dor Kayiko premia a tres alumnas del centro

Las alumnas del Centro Aitana García, Judith Echevarría y Esmeralda Arroyo han sido premiadas por la Asociación Gitana Kale Dor Kayiko. Esta asociación que promueve la integración de la etnia gitana reconoce a los alumnos que logran terminar con éxito su etapa formativa así como a sus respectivos centros educativos. Una gala que cumple su  vigésimo aniversario.

Kale Dor Kayiko premia a aquellos estudiantes de etnia gitana que finalizan estudios superiores y da su reconocimiento a aquellos que finalizan la educación obligatoria. Así pues, la alumna de 2º de Grado Medio Esmeralda Arroyo ha recibido un premio por concluir el ciclo satisfactoriamente. Por su parte, Aitana García y Judith Echevarría han recibido el reconocimiento de la asociación una vez que han terminado sus estudios de FP Básica.

La gala, celebrada en el auditorio de la Universidad de Deusto, ha reunido a cerca de 300 invitados entre alumnos provenientes de centros formativos de toda Bizkaia y sus profesores y familiares, en la que ha sido su XX edición. Desde el año 2000, la Asociación entrega estos premios, que buscan “incentivar a los miembros del pueblo gitano a continuar y finalizar sus estudios”, en palabras del presidente de la asociación, Óscar Vizarraga.

Kale Dor Kayiko

Kale Dor Kayiko cumple asimismo 30 años. Tres décadas ayudando a superar las “barreras que discriminan al alumnado gitano y sus familas” para ejercer el derecho a la educación académica. La Asociación trabaja “en constante crecimiento” en cerca de una treintena de municipios de las tres provincias vascas. Precisamente la gala de premios ha servido como conmemoración del aniversario.

Desde su sede en Txurdinaga dan visibilidad a la etnia gitana, rompiendo mitos y falsas creencias. La educación es una de las vías para mejorar la integración de estos jóvenes en nuestra sociedad. Por ello, desde Centro Fernando queremos agradecer el apoyo que brindan a nuestro alumnado de etnia gitana. Con un entorno que no suele apostar por la educación, se buscan salidas profesionales para un colectivo discriminado,

Muy orgullosos de nuestras tres alumnas. ¡Sabemos que serán grandes profesionales!